Los Navalucillos
Ubicado en los Montes de Toledo, con unos paisajes dignos de admirar por su belleza, Los Navalucillos es el tercer pueblo de Toledo más grande, en cuanto a superficie se refiere.

Enclavado en la Comarca de la Jara y llevando por bandera ser Cumbre de Cabañeros, este pueblo castellano-manchego goza de un entorno natural privilegiado, en el cual nuestros pulmones se llenarán de salud. Tumbarse en la hierba, pasear a orillas del río Pusa o bien contemplar la cascada de agua "La Chorrera" cayendo desde 15 metros de altura en el Chorro, en pleno monte Rocigalgo, será todo un deleite para nuestros sentidos.

Integrado en la Mancomunidad de Cabañeros, su Ayuntamiento está llevando a cabo una considerable inversión, levantando dos casas rurales, promocionando Rutas Alternativas y suministrando toda la información necesaria a través de la Oficina de Turismo, para que el visitante disfrute de su estancia y se sienta como en su casa.

En Los Navalucillos se vive fundamentalmente de la agricultura, con grandes extensiones de olivas y cereales. El aceite de oliva que se obtiene en nuestras almazaras es virgen extra y con un sabor especial.

También es importante la ganadería extensiva de cabras y ovejas y la cría de cerdos en ganadería intensiva. En la industria destaca la elaboración de embutidos caseros que gozan de gran renombre y que se pueden adquirir en las carnicerías de la localidad. Se elaboran quesos frescos y curados de exquisito sabor. Se trabaja la madera por carpinteros-artesanos, que se transforma en muebles de los más variados estilos. La industria de la marroquinería lleva  muchos años instalada en nuestro pueblo, fabricándose bolsos, cinturones y artículos de piel, de forma artesana. Se elaboran exquisitos dulces también artesanalmente, como bollos, hojuelas, rosquillas, mantecados, etc...

Su Historia

El pueblo se fundó entre 1142 y 1209, según un documento de Alfonso VIII en el que cita dicho lugar.

Los orígenes, en cuanto a vida organizada, delatan por estas tierras el paso de la civilización romana. Posteriormente, los "lucillos" (sarcófagos de piedra) son el legado arqueológico dejado por visigodos y mozárabes. De ahí el nombre de Navalucillos; "nava" proviene de tierra fértil y "lucillos" de los sarcófagos.

En el año 1492 con la expulsión de los judíos, muchos de ellos se asientan en estas tierras dejando como legado algunas costumbres que se conservan hasta el día de hoy, como la de "hacer el sábado", es decir, dedicar este día a la limpieza general de la casa. También nos dejaron los bollos de aceite, el jalbiego de las casas y alguna higuera que otra sembrada en los patios, por aquel entonces denominados "corrales", que por supuesto nada tenían que ver con las pocilgas de los animales.

Entre los siglos XV y XVII Los Navalucillos lidera la comarca con una situación de continúo crecimiento, convirtiéndose así en punto de mira de los movimientos migratorios, sobre todo de la Extremadura más pobre. Los Navalucillos se convierte en la tierra del Aceite, del queso y de la miel.

El momento de mayor explendor de la localidad fue el siglo XVIII cuya unión eclesiástica, lograda por el Cardenal Lorenzana, fue secundada por una unión administrativa de los dos Navalucillos, Navalucillos de Talavera y Navalucillos de Toledo.

La localidad vive su momento de gloria en los años 70 contando con una población aproximada de 5.000 habitantes.

En la actualidad, Los Navalucillos intenta retomar aquellos momentos de esplendor, promoviendo actividades orientadas al Turismo Rural.

Lugares de Interés

- Iglesia de San Sebastián:
Cuesta imaginar que su austera fachada pueda esconder uno de los grandes tesoros de esta localidad toledana: su altar mayor. Tallado en 1702, dorado en 1718 y obra de la escuela de José de Churriguera, que destaca por su estilo recargado en ornamentos. Seis columnas salomónicas recubiertas por serpenteante decoración vegetal realzan la belleza y majestuosidad de la obra, sólo comparable con su hermano mayor; el retablo del convento de San Sebastián (Salamanca).

Esta joya, donde arquitectura, pintura y escultura se enredan en la misma obra, dan la impresión de una fachada barroca en movimiento. El resplandor de la luz incidiendo sobre el dorado de la madera refuerza la obra como conjunto.

El Sagrario, de color oro y apoyado sobre una columna de granito de capitel visigodo es de hechura moderna, data de 1968 y fue realizado por Belloso de Valencia.

En el exterior, situándonos en la entrada Norte, también denominada la de La Umbría, descubrimos que el arco que lo forma es similar a una quilla invertida, es decir se trata de un arco conopial en ladrillo. La Torre reconstruida en varias ocasiones es de ladrillo y está coronada por una imagen.

- Ermita Ntra. Sra. Virgen de las Saleras:
Sita en la plaza que lleva su nombre, la Ermita de Ntra. Sra. la Virgen de las Saleras data de 1632. Es de estilo Renacentista, tiene planta de cruz latina, mide 120 metros cuadrados y ha sufrido varias reformas.

A su interior se accede por una puerta de madera de doble hoja, si avanzamos por el pasillo central, desnudo de altares, rápido llegaremos hasta un pequeño crucero en cuyo centro se levanta un modesto altar de madera, donde se eleva la figura de la Patrona de Los Navalucillos; la Virgen de Las Saleras.

El fresco a destacar en el interior del templo lo constituye las pinturas que decoran la cúpula. Fueron realizadas en 1822 y se inspiran en momentos alegóricos a la Santísima Virgen.

Sus Fiestas

San Sebastián (20 de enero).
La festividad de nuestro Patrón, lleva parejo varias actividades a destacar; la luminaria chica y la tradicional bendición de los animales del pueblo el día de San Antón. La luminaria grande y la procesión de San Sebastián con el ya popular reparto de "Las roscas del Santo".

Domingo de Herrera (2º domingo de mayo).
Las fiestas del domingo de Herrera, también denominadas Fiestas del Ausente, se celebran para acercar a todos los que, por un motivo u otro, se encuentran alejados de Los Navalucillos con sus raíces, sus vecinos y la alegría de un pueblo que saca en procesión a La Virgen de Herrera. Destaca su desfile de carrozas y caballos. En estas fiestas no podían faltar los simpáticos Gigantes y Cabezudos, causantes de sonrisas y alguna que otra lagrimilla entre los más pequeños.

Feria de Turismo Rocigalgo (2ª quincena de agosto).
En esta feria se programan varias rutas, se realizan degustaciones de productos típicos, tiene lugar la feria gastronómica y además la feria de la tapa. Se realizan visitas guiadas tanto fuera como dentro de la localidad y se organizan varios concursos y actividades deportivas.

Fiestas patronales (8 de septiembre).
Es la fiesta grande en Los Navalucillos. Verbenas, fuegos artificiales, competiciones deportivas, cabezudos, novenas, entregas de premios, exposiciones, teatros, y la Solemne Procesión de regreso de la Virgen a la Ermita.

Localización y como llegar

Oficina de turismo: Pza del Alamo 1.
Teféfono: 925 423 381
Web: http://www.losnavalucillos.es/

Como llegar desde:
(Escriba su procedencia según el modelo deseado y presione "Trazar Ruta")
Datos obtenidos de: http://www.losnavalucillos.es/
Ermita Virgen de las Saleras
Parroquia San Sebastian




UTE VISITACABAÑEROS
Concesionaria de las Visitas Guiadas en todoterreno al Parque Nacional de Cabañeros CIF U13570726
Copyright © 2014. En colaboración con Destinos Manchegos
Prohibida la reproducción total o parcial de los contendios de esta web.